“Sugiero que determinados aspectos del proceso de la emoción y del sentimiento son indispensables para la racionalidad. En el mejor de los casos, los sentimientos nos encaminan en la dirección oportuna, nos colocan en el lugar oportuno en un espacio de toma de decisiones donde podemos hacer buen uso de los instrumentos de la lógica... La emoción y el sentimiento, junto con la maquinaria fisiológica oculta detrás de ellos, nos ayudan en la intimidatoria tarea de predecir un futuro incierto y de planificar nuestras acciones en consecuencia.” Antonio Damasio (“El error de Descartes”). Talleres vivenciales familiares Educación emocional - Para gestionar con eficiencia nuestras emociones y transformar los conflictos en oportunidades. - Porque la autoestima es la fuente de energía personal. - Porque las emociones son la brújula y nos ayudan a decidir el camino. - Porque el bienestar es posible; el nuestro y el de las personas que nos importan. Las emociones juegan un papel fundamental en la toma de decisiones, hasta el punto que aquellas personas que tienen dificultades o son incapaces de sentir sus emociones (tener sentimientos), se comportan de forma socialmente irresponsable y se les hace difícil planificar “racionalmente” sus acciones. Efectivamente, las emociones juegan un papel muy importante en nuestra vida; mucho más de lo que habitualmente se ha aceptado en esta sociedad orientada hacia la intelectualidad competitiva. Ser consciente de los sentimientos flexibiliza la razón y le ofrece alternativas útiles. El bienestar no es un concepto ni una idea, es un estado que se siente en el cuerpo. Un pensamiento tiene el maravilloso poder de transportarnos a un estado amoroso, de alegría, pero también de tristeza o de ira. Las emociones también tienen la capacidad de modificar el curso de los pensamientos. En cualquier caso, sentirnos bien es una cuestión emocional. La sabiduría de los cuentos: La isla y el amor (audio en catalán)