En colaboración con la Fundación por la Educación Emocional (www.femeducacioemocional.org) estamos elaborando un programa de ALFABETIZACIÓN EMOCIONAL dirigida en primer lugar a padres y educadores, pero que en realidad plantea como destinatario final a todo ser humano que quiera construir un mundo mejor. Si estás interesado en el proyecto, házmelo saber y juntos sumaremos fuerzas. La salud emocional de los niños y jovenes comienza en los adultos. Tradicionalmente el ámbito educativo ha priorizado la racionalidad, con la creencia falsa de que las emociones no tenían que interferir en la toma de decisiones. Por suerte, en las últimas décadas el panorama está cambiando, aunque queda mucho camino para recorrer. Cómo demuestran las últimas investigaciones en neurobiología, las emociones juegan un papel muy importante, tanto en el pensamiento llamado “racional” como en la toma de decisiones, sean estas inconscientes o meditadas. En un mundo donde la carrera hacia el progreso ha dado por bueno que el fin justifica los medios, las relaciones sociales se han enrarecido hasta el punto que la paciencia y la empatía son actitudes poco frecuentes. Más que nunca hace falta que la sociedad apueste por una escala de valores diferente. Es necesario que la formación académica venga acompañada por una formación emocionalmente saludable. De esto depende el bienestar futuro de los niños que hoy crecen mirándonos a nosotros como modelos a imitar. La responsabilidad es de todos y como padres tenemos una tarea especial que no podemos eludir. El rendimiento de nuestros hijos en la escuela depende mucho de su estado emocional. ¿Qué les ofrecemos? ¿Estrés, agresividad, gritos, envidias...? ¿O quizás serenidad, autoestima, competencias emocionales... que les servirán en el futuro para no caer fácilmente en la frustración insana? Si los adultos ponemos atención en nuestras reacciones emocionales y aprendemos a gestionarlas de forma eficiente, podremos ser un modelo que aporte el equilibrio y los valores que la sociedad verdaderamente necesita con urgencia.