La familia suele ser un ámbito muy importante en la vida de las personas. Cuando le prestamos especial atención, procurando que las relaciones que mantenemos con los otros miembros den muestras de una voluntad de comprensión y afecto compartidos, la familia se constituye como un espacio generoso por el desarrollo, crecimiento y maduración. Cuando los adultos trabajan cooperativamente y resuelven los conflictos con paciencia y ecuanimidad, su ejemplo se vuelve un modelo valioso por las generaciones que les siguen. Esto es educar por el futuro; fomentar el progreso humano en una sociedad edificada sobre valores esenciales, como son la solidaridad, la reflexión serena y la responsabilidad. - Para fortalecer los vínculos de amor, respeto y confianza. - Para que la familia, en definitiva, sea un espacio de crecimiento personal. - Para facilitar acuerdos en procesos de ruptura de la convivencia. - Para adaptarnos a los cambios vitales y potenciar la comunicación. Terapia familiar i de pareja Mediación familiar La sabiduría de los cuentos: La vaca (audio en catalán)