“Las creencias son una fuerza muy poderosa para nuestra conducta. Es muy sabido que si alguien realmente cree que puede hacer algo, la hará, y si cree que es imposible hacerlo, ningún esfuerzo por grande que sea será suficiente para convencerlo de que sí podrá hacerlo. Las creencias sobre nosotros mismos y de aquello que es posible en el mundo que nos rodea tiene un gran efecto sobre nuestra eficacia cotidiana. Todos tenemos creencias que nos sirven como recursos y también creencias que nos limitan... Toda creencia está relacionada con el futuro. La función de las creencias está relacionada con la activación de las aptitudes y las conductas.” Robert Dilts, “Cómo cambiar creencias con la PNL”. Coaching individual y sistémico Un principio general de la PNL (Programación Neurolingüística) dice que el mapa no es el territorio. Un mapa es una guía en nuestro camino, es una representación simbólica de la realidad, que nos ayuda a orientarnos en medio de un mundo infinitamente rico en detalles y dimensiones. También mentalmente construimos mapas. A partir de las experiencias y de los aprendizajes vividos, vamos construyendo nuestra propia representación del mundo, lo cual nos sirve para poner orden y dar significado a los miles de estímulos que recibimos a cada segundo. Estos mapas nos son necesarios para tomar decisiones, para adaptarnos a los avatares de la vida; aunque también nos limitan. No olvidemos que un mapa es algo así como una síntesis de la realidad –que destaca algunos detalles e ignora otros–, pero nunca la realidad completa. Aquel camino que no figura en el mapa, difícilmente será encontrado o explorado. Nuestro mapa tiene muchos espacios en blanco, todavía para dibujar, y otros que necesitan ser actualizados, fruto de creencias que ya no nos son útiles y de un autoconcepto limitador. Y así nos perdemos muchas oportunidades. A veces vale la pena detenerse, para observar con perspectiva el paisaje. Porque el tiempo avanza y la vida se reinventa a cada instante. - Para encontrar los recursos que nos posibilitan el cambio deseado. - Para clarificar quiénes somos y qué queremos. - Para asumir con responsabilidad nuestro futuro y no ceder el poder a las circunstancias. - Porque la vida continúa y merece la pena plantearnos nuevos retos y objetivos. ¿Qué ha cambiado en los últimos tiempos? ¿Qué continúa anclado? La motivación es esencial por el desarrollo personal. Tener claro el objetivo es el primer paso. ¿Cuánto hace que no actualizas tu GPS personal? ¿Está al día tu mapa para llegar allá donde quieres? ¿Has aprendido a confiar en tus propias capacidades? La sabiduría de los cuentos: El cerrajero (audio en catalán)